Ya hemos tomado la decisión más difícil y tenemos un colchón nuevo, por fin dormiremos y descansaremos bien! Lo normal es sentir la diferencia entre colchones la primera vez que dormimos en el nuevo, porque dormidos y descansamos como Dios manda.

Otra situación es que después de esa primera noche o segunda noche nos despertamos confusos y ofuscados. Pero eso no es una razón para enfadarse porque tenemos que darle un tiempo a nuestro cuerpo para que se acostumbre al colchón nuevo. Si hasta la fecha hemos dormido en un colchón viejo o malo para nosotros (demasiado duro) es normal que a nuestro cuerpo le cueste acostumbrarse a una superficie nueva.

Para poder acostumbrarse bien se necesitarán algunos días, lo más normal es que después de dos semanas podamos decir con la mayor certeza si ese colchón es bueno o no para nosotros. Hay casos que desde la primera noche sabemos que el colchón está bien elegido, otros necesitan más de tres semanas para saberlo ya que después de algunos días ya sabremos si fue una buena elección.

Pero si después de usar el colchón nuevo durante un tiempo podemos decir objetivamente que el modelo que hemos elegido no es para nosotros, podemos devolverlo hasta después de 30 días y tenemos derecho a dos cambios. La primera es gratis y la segunda ya tiene un coste. Todo tipo de información acerca de este tema puede consultarlo por vía email o en la tienda misma.