Cuando tomamos la decisión de comprar un colchón nuevo tenemos que pensar en el modelo que elegiremos. Para no perderse en el gran número de ofertas es mejor establecer unos parámetros básicos sobre el futuro colchón.

El primero es decidir sobre las medidas del mismo, puede ser un tamaño estándar 160×200 o uno poco común como el 160×220.

El segundo paso es elegir la dureza del colchón, para la gente delgada que pesa menos de 60 kg recomendamos los colchones blandos de tipo H1, los usuarios que pesen de 60 a 80 kg disfrutarían sobre todo de un colchón de dureza media H2, la gente que esté entre 80 y 110 kg recomendamos probar los colchones duros de categoría H3 y si eres un usuario que pesa más de 100kg te recomendamos que pruebes la categoría más dura, la H4.

Si tu peso está entre dos tipos recomendamos que en la elección intervenga también la altura. En esta categoría también tenemos que pensar en las costumbres y preferencias de uno mismo, si pesamos 80 kg pero hasta ahora hemos dormido en una cama dura o en un sofá y estábamos cómodos, será difícil acostumbrarse a otro tipo de dureza.

Si el colchón es sólo para una persona la cuestión es muy fácil, pero si es para dos personas la cosa se complica. En estos casos hay que llegar a un compromiso, pero lo recomendable es fijarse más en la persona que pese más y los materiales del colchón sean flexibles (espuma memory por ejemplo).

El siguiente paso son los materiales de los que está hecho el colchón, si pensamos en comprar uno que la base esté construida de espuma es mejor invertir en una calidad alta como espuma viscoelástica o de látex, ya que son duraderos e higiénicos.

Si eres una persona adulta o con pareja y quieres un colchón con muelles te recomendamos los muelles ensacados porque se hunden por puntos de presión lo que imposibilita que la superficie esté en forma de ola. Cuantos más muelles haya, de más calidad es el colchón, hay tres tipos de colchones de muelles ensacados: el básico tiene 272 muelles por metro cuadrado, el tipo multipocket que llega a tener 508 muelle por metro cuadrado y los luxpocket tienen hasta 1000 muelles por metro cuadrado.

Si tenemos ya hemos decidido sobre la base del colchón tenemos que pensar en los aditivos, para esas personas que prefieren dormir en superficies duras, una opción ideal será una funda de coco. Si preferimos dormir sobre una superficie un poco más elástica y flexible mientras dormimos de lado lo más recomendable es la espuma de látex ya que se amolda a la perfección a la silueta del cuerpo, también es muy buena opción para la gente alérgica. Para la gente que suele dormir más tranquila lo ideal es la espuma con memoria (memory o viscoelástica) ya que es un material que se moldea lentamente al cuerpo y da una sensación de estar abrazados.

Antes de comprar un colchón también es importante decidir cuánto nos gastaremos. En el precio de un colchón lo que más afecta son los materiales de los que está hecho, también la funda que está en contacto directo con nuestra piel. Al más recomendable es algodón, bambú y soja, ya que asegura una buena transpiración.

Si tenemos la posibilidad de probar el colchón antes de comprarlo hay que aprovecharlo, en el colchón hay que tumbarse no sentarse y hay que tumbarse de la misma manera en la que estamos acostumbrados a dormir en casa. No hay que probar el mayor número de modelos porque dejaremos de notar la diferencia, lo recomendable es probar 5 modelos.

Resumiendo, antes de empezar la búsqueda de un colchón nuevo hay que tener muy claros unas cuantas características para que la compra sea más rápida y eficaz.