Casi todos los días nuestros trabajadores escuchan la frase: ‘buscamos un colchón duro’ pero muchas veces no es una buena elección. Los colchones con el nivel de dureza más alto no lo recomendamos a gente que pese menos de 60 kg, ya que el primer factor que tenemos que tener en cuenta al elegir un colchón nuevo es el peso del usuario.

Hay que olvidarse de la típica frase que dice: mientras más duro sea el colchón, más saludable es. Un colchón debe de ser elástico para que se ajuste a la silueta de nuestro cuerpo y sujetar nuestra columna,  por esta razón no recomendamos colchones muy duros a personas muy delgadas.

¿Qué pasa si alguien sólo quiere un colchón duro? Este tipo de situaciones que su cuerpo no se vaya a colocar bien en él, lo que causará que por la noche haya demasiada presión en áreas como los hombros o la espalda haciendo que se corte la circulación sanguínea y haya dolores de músculos. Cuando dormimos bocarriba se crea un hueco en la zona de la cadera, por lo que la espalda no está bien sujeta por el colchón.

Por la noche, el organismo debe de descansar y reponerse para el día siguiente, pero si la noche es horrible por un colchón demasiado duro los músculos deberán de trabajar, y por lo tanto, no descansarán y nos despertaremos con dolores de espalda, músculos, etc.

Si en cambio dormimos de lado, las zonas que sufrirán más son la cabeza, hombros y cadera. Esto hará que se corte la circulación sanguínea y no llegue a algunos vasos sanguíneos, haciendo que tengamos la sensación de ‘haberse dormido’ el hombro, la pierna…

Pero si de todos modos una persona delgada sólo quiere un colchón duro por sus costumbres habrá que aconsejarla sobre el nivel de dureza. Esa también es una cuestión muy importante cuando elegimos un colchón para dos personas con mucha diferencia en el peso, en estos casos recomendamos colchones duros de látex o viscoelásticos. Gracias a la elasticidad de las espumas que llevan estos colchones, se ajustan a la perfección a la silueta de los dos cuerpos.

Como podemos apreciar la elección de un colchón no es una cuestión fácil, uno demasiado duro no va a ser bueno para nuestra salud pero para aplicar la teoría a la práctica os invitamos a nuestras tiendas.