La mayor parte de la población del mundo tiene problemas con su espalda, esto suele estar acompañado de dolores insufribles. Los colchones no harán que el problema desaparezca, pero sí podrán suavizar el dolor y hacer que levantarse de la cama no sea un reto más en nuestra rutina diaria. El término ortopédico proviene del griego, fue creado a partir de la combinación de dos palabras: “orthos”, que significa “correcto” o “simple” y las palabras “pedia”, que se traduce como “crecimiento”. Entonces, la popular pero misteriosa palabra ortopedia se puede traducir como “crecimiento normal” en una traducción literal.

El colchón ortopédico es un buen colchón para nuestro sistema nervioso y el esqueleto. El que se adaptara a la curvatura natural del cuerpo proporciona un soporte adecuado y, por lo tanto, permite mantener la línea natural de la columna y relajar los músculos durante el sueño. Gracias a él, es posible mantener la “postura correcta” durante el sueño. Cuando duerma boca arriba, la columna vertebral debe tomar la forma de una S, de lado debe mantener una línea recta desde el segmento cervical hasta la sección lumbar. Por la noche, los espacios intervertebrales  después del día debían enderezarse y regenerarse, de modo que por la mañana podamos comenzar el día sin dolores.

Nuestra oferta de colchones ortopédicos es muy amplia y podrá encontrar el colchón ideal para usted.  Pero si necesita ayuda para elegir el idóneo para sus necesidades y gustos no dude en ponerse en contacto con nuestros trabajadores.