A veces nos congelamos por la noche incluso estando envueltos en la colcha más cálida. A su vez, en las noches de verano no podemos dormir debido el calor tan agotador que hace.

Los colchones producidos en el sistema verano/invierno incluyen por un lado una contribución de lana de oveja y este material, además de propiedades de curación y rehabilitación, se caracteriza por altas propiedades de calentamiento, lo que garantiza un calor agradable en las noches de invierno. La espuma con memoria también funciona perfectamente porque: calentada, mantiene la temperatura durante mucho tiempo y a su vez, para las noches de verano recomendamos un inserto de hidrogel que reducirá la temperatura corporal en alrededor 3 ° C, asegurando la frescura y la comodidad.