Muchos nos hacemos la pregunta de cuánto tiempo más durará nuestro colchón, si después de que no tengamos ya la garantía el colchón se desmontará solo. Estas son algunas de las cuestiones que más oímos diariamente e intentaremos responder.

Primero hay que aclarar el tema de la garantía, ya que eso no significa que nuestro colchón se vaya a desmontar el día en el que acabe. ¿Cuánto tiempo más durará nuestro colchón? La respuesta a esta pregunta no es fácil, ya que lo duradero que sea un colchón depende de muchos factores: cómo se utiliza, los materiales empleados en la fabricación, etc.

La primera y más importante cuestión: no hay un colchón que sea resistente a los saltos, obviamente hay colchones más resistentes como los fabricados con látex pero no serán indestructibles. Los saltos en la cama es una de las causas de que la construcción de la cama se debilite, sinónimo de que en su superficie se creen zonas desiguales.

Esto conduce a que no se pueda descansar bien cuando dormimos, porque los muelles maltratados pueden perder su forma y un colchón que era para diez años pasará a ser para dos. También hay que recordar que hay colchones que no se pueden doblar aunque hayan venido a nuestra casa enrollados porque se pueden romper. El fabricante sabe qué colchones se pueden doblar y durante cuánto tiempo, también lo hace con máquinas especializadas para ese proceso y esto provoca que durante el transporte no se rompan.

Otra cuestión muy importante es la elección del somier. No recomendamos que los colchones se utilicen directamente en el suelo, ya que no podrá tener un flujo de aire correcto y esto producirá humedad, hongos, etc. Otra cuestión es que un colchón situado en el suelo perderá su forma, ¡por eso un somier es algo fundamental!  Para los colchones de muelles ensacados o de látex recomendamos que el somier tenga espacios más pequeños entre listón y listón, lo ideal que no sean mayores a 3 o 4 cm. ¿Por qué? Porque si tenemos espacios demasiado grandes el colchón puede perder su forma y habrá que cambiarlo.

Otra cosa importante es la conservación del colchón… una funda no será suficiente para conservarlo bien. Por eso a parte de la funda, también necesitaremos una sábana, ya que es algo fácil de lavar.

También hay que recordar que cada medio año hay que darle la vuelta al colchón y en sentido cabeza-piernas. Gracias a esto no habrá zonas más desgastadas que otras.

Resumiendo, cuidemos de nuestros colchones para que podamos usarlos durante muchísimos años.