Los médicos siempre nos recomiendan dormir de 7 a 8 horas diarias, si cumplimos esa norma nuestra calidad de sueño y de descanso nocturno nos dará muchos beneficios para la salud.

El sueño regenera nuestro organismo, del cual la base es la espalda. Su correcta disposición por la noche hace que los espacios entre las vértebras se regeneren después de estar todo el día trabajando. Gracias a eso, por las mañanas nos despertamos como nuevos y con mucha energía. Lo básico es un colchón bien elegido en base al peso, nuestra salud y preferencias. Antes de comprar un colchón es recomendable pedir consejo a un profesional y probar unos cuantos modelos. Otro aspecto que debemos de tener en cuenta es la elección de los cojines con una forma correcta y materiales de primera calidad, ya que nos ayudará a mantener una buena postura al dormir.

Nuestros músculos se regeneran por la noche, para eso necesitan tiempo y los ejercicios antes de ir a dormir no son muy recomendables, porque a la mañana siguiente nos despertaremos cansados, con dolores y hambre. Esto se debe a que el ejercicio o la luz emitida por la televisión hacen que estemos más activos, nos perderemos el momento en el  que podemos dormirnos. El tiempo que necesitamos para dormirnos ronda los 15-20 minutos, pero puede prolongarse hasta una hora… resumiendo: una noche perdida y la mañana sin fuerzas.

El cambio de ritmo de vida también afecta a una hormona que hace sentirnos con hambre, por eso si estamos a dieta es mejor pasar de las típicas noches sin dormir. Después de una noche de insomnio solemos comer mucho más y de peor calidad. Para una piel saludable también hay que cuidar nuestras horas de sueño, ya que a simple vista podemos ver si alguien durmió bien o mal (las ojeras, piel sin brillo, etc.).

Si os espera un examen muy importante es muy importante dormir bien, ya que estudiar por las noches no da los efectos que nosotros hubiéramos querido. Por la noche, el cerebro repasa todas las informaciones que ha tenido durante el día y justo esas que ha adquirido antes de ir a dormir las descarta, por eso el estudio del día de antes es muy malo. La mejor técnica es estudiar hasta dos horas antes de irse a dormir, así retenemos un mayor número de informaciones.

Dormir también ayuda a combatir enfermedades, ayuda a nuestro sistema inmunológico a pelear contra esos virus. Por eso, dormir es tener salud.