Mucha gente no sabe decidir entre la compra de un colchón con espuma viscoelástica o látex, pero las diferencias son bastante notorias y son las siguientes:

  1. Dureza: se recomienda el látex cuando queremos un colchón más firme y espuma viscoelástica cuando preferimos las superficies blandas, ya que esta última espuma nos da la sensación de dormir en una nube.
  2. Alergias: el látex es un material antialérgico y muy natural, ideal para la gente que tiende a ser alérgica a muchos materiales.
  3. Alivio de la presión sanguínea: la espuma viscoelástica es conocida por aliviar la presión sanguínea mientras dormidos y ser mucho más cómoda que el látex.
  4. Soporte de la columna vertebral: los dos materiales son ideales en esta cuestión, hacen un soporte excelente a la columna vertebral de la persona que duerme en ellos.
  5. Durabilidad: en esta cuestión el látex es mucho más duradero y no se deforma con tanta facilidad como la espuma viscoelástica, ya que es muy blanda y flexible.

Resumiendo, cada material tiene sus partes positivas y negativas, al igual que la gente tiene necesidades muy diferentes. Para obtener más información y un asesoramiento profesional no dude en contactar con nosotros por vía telefónica, por e-mail o en tienda física.

Os esperamos!