En la era del internet a todas horas y para todo, estamos cada vez más ansiosos por facilitarnos la vida haciendo muchas cosas en línea y este es también el caso de las compras. Lamentablemente, a veces debemos tener en cuenta que la descripción del producto en el sitio web no puede ofrecer el 100% de sus características. Esa es la situación a la que nos podemos enfrentar cuando compramos un colchón a través de Internet. Por eso para ayudarlos, os invitamos a leer una breve guía para poder elegir correctamente el colchón e interpretar correctamente su descripción en el sitio web, debemos familiarizarnos con varios temas importantes.

Lo primero es familiarizarse con los tipos de colchones, la oferta es enorme: colchones bonell, de muelle ensacado, de espuma, altamente elástico, látex, termoelástico, etc. Todos estos colchones difieren en la construcción y los componentes utilizados, las propiedades y la dureza del colchón dependen de los materiales utilizados y se puede aplicar la división de dureza en cuatro categorías. En cada tipo de colchón, estos grados de dureza se sienten de manera diferente y por ello, debemos tener en cuenta que la dureza del colchón no reflejará al 100% el estado real.

Cada material se comporta de manera diferente pero vale la pena prestar atención a dos tipos específicos de espumas: látex y termoactivo. Hay una diferencia fundamental entre los dos componentes y es que el látex es un material muy plástico que responde a la presión y se adapta inmediatamente al cuerpo. En el primer contacto con este tipo, los colchones parecen ser bastante suaves, pero cuando nos acostamos, se ajustarán al cuerpo. Al principio, la espuma termoplástica puede parecer dura, pero bajo la influencia de la temperatura corporal la espuma comienza a suavizarse y se adapta a la forma del cuerpo.

Como resultado, los colchones con este tipo de espuma pueden (aunque no es necesario) verse más suaves que aquellos con látex y cuanta más espuma de memoria hay, el colchón será más suave. Además, esta espuma da la impresión de cubierta e incluso de calor ligero, lo cual es una buena noticia para todos los frioleros.

También tenemos que tener en cuenta de que hay que ajustar el colchón a nuestro peso:

  • Hasta 60 kg lo recomendable es el tipo H1 (blando)
  • De 60 a 80 kg lo ideal es H2 (semiduro)
  • De 80 a 110 kg deberían de optar por un H3 (duro)
  • Más de 110kg lo recomendable es H4 (muy duro)

En el caso de personas con diferentes pesos tenemos varias opciones:

  • Un colchón dúo, es decir, dos durezas diferentes (por ejemplo Polop y La Nucia)
  • Dos colchones separados de diferente dureza
  • Un colchón adaptado a la persona con más peso

Si elegimos mal la dureza de nuestro colchón sólo nos haremos daño y podremos provocar dolores de músculos y espalda. No nos guiemos sólo por las opiniones de los demás ya que pueden ser un consejo, pero elegimos el colchón para nosotros mismos y por nuestras preferencias y gustos, ya que deben estar en primer lugar. Sin embargo, la verdad es que para poder elegir un colchón lo mejor es probarlo y ver por uno mismo si el modelo que desea es adecuado para nosotros. Por lo tanto, te invitamos a nuestra tienda.