La espuma de látex es un material extremadamente flexible y duradero. El látex está hecho sobre la base del caucho y tiene excelentes propiedades ortopédicas, además se adapta perfectamente al cuerpo que sosteniendo la columna vertebral. Es resistente a la deformación gracias a lo que los colchones de látex vuelven rápidamente a su forma original.  Además, el látex tiene propiedades antialérgicas. La espuma de látex puede ser un complemento para el colchón, pero por sí misma también lo es ya que no necesita complementos para crear un buen colchón.

En el primer contacto, los colchones de látex parecen blandos y esto se debe a una flexibilidad muy alta que poseen. Sin embargo, cuando nos tumbamos el peso del cuerpo se distribuirá uniformemente y el colchón se ajustará perfectamente a nosotros sosteniendo el cuerpo.

En la producción de colchones, generalmente se usa una mezcla de látex sintético y látex natural. La combinación ideal es 80% de látex sintético y 20% de látex natural y esta solución hace que el colchón sea elástico. Sin embargo, también hay colchones hechos de látex 100% natural. Una ventaja importante de la espuma de látex es también su superficie perforada ya que las incisiones verticales en la superficie del colchón hacen que tengan una excelente ventilación. Los colchones de látex son una excelente opción no solo por razones ortopédicas sino también antialérgicas, la espuma de látex evita la acumulación de polvo y ácaros. La almohada (al igual que el colchón) debe elegirse de acuerdo con sus preferencias y la elección correcta de la almohada y colchón nos dará un sueño cómodo y confortable.